Sector Pitilla del Parque Nacional Guanacaste : un aula a cielo abierto

 


El Área de Conservación Guanacaste (ACG) posee una enorme riqueza de ecosistemas que vuelven al sitio famoso a nivel mundial entre científicos y naturalistas. La biodiversidad que el sitio encierra ha sido objeto de estudio de científicos como Daniel Janzen y su pareja Winnie Hallwatch, quienes han luchado toda una vida por su crecimiento y conservación, integrado a miembros de la comunidad en sus investigaciones. El modelo de parques nacionales que tiene el ACG ha recibido críticas positivas internacionalmente; lastimosamente no son muchos los costarricenses que se toman el tiempo para visitar la Cordillera de Guanacaste; o simplemente no los conocen. Realmente vale la pena hacer el esfuerzo por visitar la región.

20130127_080754
Estación Cacao del Parque Nacional Guanacaste, otro sector maravilloso pero del lado Pacífico

Dichosamente cuento con la amistad de personas maravillosas que me han impulsado a conocer algunos sectores paradisíacos del ACG; principalmente mi exprofesor y amigo Johnny Rosales (quien fue ex-director del ACG). En esta ocasión organizó una visita donde tuve el honor de ser invitado a participar; nuestro destino fue el Sector Pitilla en el caribe del Parque Nacional Guanacaste. El objetivo de este texto es compartir un poco de la experiencia a nivel de ecoturismo e incentivarlos a visitar éste y otros sectores del ACG….no saben de lo que se pierden!!!

Orosilito
Pitilla está a escasos 20km del Lago de Nicaragua

Nuestra travesía comenzó el 08 de diciembre del 2017. Salimos a las 4:30 am de Heredia y San José con destino al Centro de Rescate Las Pumas en Cañas Guanacaste. Allí nos recibió la bióloga Esther Pomareda quien nos brindó información sobre su quehacer en el sitio, especialmente tratar animales silvestres que han sido víctimas de abusos o sufren enfermedades fruto del cautiverio en el que estuvieron antes. La labor que se realiza en el centro es admirable y sin duda una excelente opción para llevar a grupos de niños y adultos con interés en aprender sobre maltrato animal, pero especialmente sobre la importancia de no extraer animales silvestres para usarlos como mascotas.

Continuamos hacia la Ciudad Blanca (Liberia) hasta Santa Cecilia (antes de llegar a La Cruz); donde pasamos bruscamente de la vertiente Pacífica a la Atlántica de Guanacaste. Nos tomamos un tiempo para visitar las famosas parcelas de jaragua cuyo proceso de sucesión ecológica fue mejorado agregando cáscaras de naranja en el terreno a finales de los años 90’s. Ese experimento de Janzen y su esposa fue motivo de polémica en su momento por hacerse manejo en un parque nacional, mas ahora es uno de los mayores ejemplos a nivel mundial de éxito en regeneración boscosa; prácticamente es una forma de hacer jardinería del bosque con el aporte de un sumidero aledaño de biodiversidad como el Volcán Orosi. Si quieren saber más sobre el experimento pueden leer éste ártículo “Orange is the new green“. Dicho ejemplo pone en evidencia nuevamente porque la conservación debe hacerse basada en criterios científicos, no necesariamente en leyes rígidas que a veces requieren un cambio de paradigma.

En horas de la tarde logramos llegar al Sector Pitilla, a 300 km en carro desde Heredia, no sin antes tener que irnos en el cajón de un pick up 4×4 los últimos cinco kilómetros. El camino es empinado y arcilloso desde el pueblo de Santa Cecilia, por lo que se recomienda un carro con buena altura y tracción para acceder al sitio cómodamente. En Pitilla nos recibieron amablemente los guardaparques y parataxónomos del sitio; especialmente compartimos con Robert, Petrona y Calisto. Ellos nos comentaron sobre su labor en protección e investigación, especialmente con proyectos sobre biodiversidad liderados por el Dr. Janzen en grupos como roedores y lepidópteros. También tuvimos la oportunidad de compartir con la bióloga (y amiga) Natalie Sánchez, y su asistente Fabiola, quienes realizan una investigación con aves en el ACG. El grupo realizó las actividades y charlas programadas; dormir bien era importante tras el largo viaje y las caminatas del próximo día.

Al siguiente día algunos nos pusimos el objetivo de subir el Cerro Orosilito, que se ubica continuo al Volcán Orosi; otros exploraron los senderos aledaños a la estación que a mi personalmente me quedan pendientes (excusa para volver). El sendero a Orosilito apenas excede los 3km de largo, pero su dificultad es elevada por un terreno arcilloso con fuerte pendiente; con paciencia subimos y bajamos en unas cuatro horas. El sendero inicia a unos 700 m.s.n.m y llega a 1185 m.s.n.m. en la cima del Orosilito. En tan poca distancia es posible observar bosque húmedo premontano y su transición a bosque nuboso montano bajo caribeño; realmente los cortes entre zonas de vida son increíblemente bruscos. A diferencia de otros bosque nubosos que visito frecuentemente en Cordillera Volcánica Central o Talamanca, acá el suelo arcilloso sumado a la humedad crean un verdadero tobogán de barro. Les aconsejo ir en botas de hule, ojalá con un bordón o palo para sostenerse. No esperen salir limpios.

Ruta de unos 3km desde Pitilla hasta la cima del Orosilito (700-1185 msnm)

   

Lastimosamente ese día la visibilidad desde el mirador en Orosilito era nula, por condiciones de lluvia y neblina, por lo que no pude captar desde ese punto al Lago Cocibolca (Lago de Nicaragua) ni a la Isla Ometepe. Afortunadamente, cerca de Pitilla  (400 m) hay un mirador que permite divisar al país vecino y su volcanes Concepción y Maderas, y en Costa Rica al Volcán Rincón de la Vieja. Pitilla está muy cerca del Lago de Nicaragua; realmente las vistas de país vecino son impresionantes.

DSCN4958
Vista de la Isla Ometepe y sus volcanes Concepción y Maderas (Nicaragua) desde Sector Pitilla

Para finalizar la travesía visitamos Playa el Jobo en Bahía Jobo, cerca de Bahía Salinas e Isla Bolaños. Un lugar muy hermoso para ver el atardecer, con aguas frías que convierten esa bahía en prácticamente una piscina: un cierre espectacular. Se acabó el viaje pero nos fuimos felices y satisfechos con lo que Guanacaste nos ofreció; quedaron pendientes detalles para futuras visitas y así conocer más de las maravillas del ACG.

Nos queda claro nuevamente que no se puede hacer conservación sin involucrar a la comunidad activamente, y que ese modelo se debe implementar en otras áreas de conservación que actualmente están en serias encrucijadas administrativas e ideológicas. Si bien como país nos queda mucho todavía por mejorar en estos temas, es grato saber que hay ejemplos como Pitilla donde algunos miembros de la comunidad se han realmente empoderado de su enorme biodiversidad…no se puede pretender conservar lo que no se conoce ni valora: por eso conozca Costa Rica!!!!

 

Advertisements